Canciones y literatura: O como descubrir a Thelonius Monk gracias a Cortazar