My Body is a Cage - Peter Gabriel



Una gran noticia musical de estos días es la vuelta de Peter Gabriel al mundo discográfico con una propuesta acorde a su incansable búsqueda de nuevos sonidos. Es verdad, al final de cuentas Scratch My Back es un disco de covers. Pero no es un disco más. Tiene algunas consignas como el uso de cuerdas para cada una de las versiones, y la que consideramos más interesante: que cada artista versionado a su vez haga lo mismo con una canción de Peter Gabriel. Mientras estamos a la espera de escuchar a Arcade Fire, Radiohead, Elbow y Lou Reed, entre otros, devolviendo gentilezas, compartimos la versión del tema que más nos gusta de Arcade Fire y su Neon Bible y la que mejor se adecuó a ese mundo mitológico donde el señor Gabriel tiene sus aposentos sonoros.

En un disco parejo y un tanto aburrido en su propuesta instrumental (muchos temas iguales e irreconocibles), este sobresale básicamente porque la lucha encarnizada entre el clima que aporta la voz y las cuerdas le aporta una tensión que no deja alejar a tus oídos. Como un Gandalf melománo, Gabriel termina venciendo y dominando al monstruo emocional que es esta canción, convirtiéndola en un arrullo que se desvanece lentamente por los los valles de tierra media, donde imáginamos que este hombre tiene su estudio y los Arcade Fire también. Y ahí es donde todo tiene sentido.

Comentarios

  1. Genial este disco de gabriel...

    tendre que escucharlo, me encanta cuando la gente hace buenas versiones.

    ResponderEliminar
  2. Siempre es un lujo escucharlo, aun con un disco un poco desparejo en su pretensión de hacer algo distinto.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Creo que lo que se rescata de Gabriel es que con 70 pirulos es un innovador mas grande que el 80% de los pendejos avidos de entrar en el circuito. El tipo se fija proyectos y los cumple. Diferentes y de todo tipo (chequeen lo que esta haciendo para reunir diferentes generaciones en la web). Este es uno de ellos: abandonar guitarra y bateria para versionar temas pop digamos que es un desafio. Y lo logra con su talento y su voz (y con Bob Ezrin como productor, nada menos). Tambien hace que algunos temas suenen como vos lo denominas aburridos y monotonos, es verdad en algun punto. Pero es un disco que te toca de forma diferente en algun lado, y ese es el valor de este tipo, no pasar inadvertido nunca, aunque sea una vez cada 10 años como cuando aparece Gabriel. Saludos pelado!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario