Canciones que nos llegan por mail, parte 1: No Blood - Maika Makovski


Existe el oído reposado de fin de semana? Creemos que sí. Está más atento, más abierto a la sorpresa y provoca que esas canciones que descubramos caminando por el parque, por las góndolas del súper o tirados en en el sillón, quizás se transformen en la banda de sonido del resto de la semana. Por eso esta es nuestra sección fin de semana por excelencia. En ese plan escuchamos las muchas canciones que recibimos (aprovechamos para agradecer a los artistas infinitamente) y elegimos dos melodías que vinieron a buscarnos. Vamos a empezar por una que llegó desde España.

Con este post queremos retroceder el tiempo hasta el momento exacto en el que llegó Maika a nuestra casilla de correo hace más de un mes atrás. En ese momento nos sorprendió que una chica mallorquina sonara así y pensamos compartirla de inmediato. Pero algo pasó. Quizás no supimos bien qué hacer con ese sonido de blues pendenciero y freído que nos recordó en algo a la Jon Spencer Blues Explosion y su esquizofrenia ritmica. Pero al mando encontramos, una vez más, a una mujer imposible y probable. No queríamos empezar el post hablando del productor de su disco y lo conseguimos. Se trata de John Parish, el mismo que ayudó tanto a que PJ Harvey sea esa chica con la que todos querríamos tomar unas copas alguna vez.

Pero la canción que elegimos no es la más Jon Spencer que digamos de un disco que también tiene pasajes más intimistas y delicados. Elegimos No Blood que no alcanza los 2 minutos porque a veces menos es más. Batería al frente, economía de acordes, asomos de piano casi jazzísticos, dos, tres arreglitos bien puestos, percusión afro,
apenas teclados, todo muy poco y se terminó.



Para escuchar guitarras que cortan el humo en cubitos, slides que son como uñas contra un pizarrón probar con Lava Love u Oh M Ah en www.myspace.com/maikamakovski

Comentarios