Canciones para descubrir mirando por la ventanilla


El no manejar conlleva un montón de ventajas y desventajas. En el terreno de las desventajas la más complicada es la de escuchar a todos diciéndote: “Cómo no manejás?” “Te soluciona la vida” “Tenés que hacerlo, maneja cada uno…” “Y si te pasa algo y tenés que salir de urgencia a algún lado?”.
Así muchas, ciertas, pero repetitivas. Del lado de las ventajas la que más disfruto es la de ser acompañante en el auto. Con el correr de los años he desarrollado una gran habilidad conversadora, cebadora de mates, y la mejor de todas, armadora de unos buenos playlist ruteros. De eso se trata el post compilado de hoy. De compartir algunas canciones ideales para escuchar con una mano en el mouse y la otra apoyada en la ventanilla mientras el viento juega con nuestros dedos.

El ítem canciones para escuchar viajando puede ser infinito y cada uno de nosotros tiene sus momentos y estilos. No es lo mismo un viaje en ruta, que un viaje en colectivo por las calles de la ciudad. La canciones de hoy invitan a uno por la pampa húmeda. Mucho verde uniforme, vacas pastando, postes de luz infinitos y nubes que juegan a ser lo que nosotros querramos. Aunque tengamos tramos donde nos sintamos por un rato en la polvorienta ruta 66.

Empecemos a recorrer el camino juntos, y antes de ponernos en marcha les dejo una reflexión final. Hay un gran momento en la vida del acompañante musicalizador, es cuando en medio de una charla se produce un bache y ahí, solita, la canción logra tomar el lugar central y no nos deja arrancar ninguna charla estúpida.

Comentarios