El High Definition y la vuelta de MTV