¿Yorke o Montaner?, por Ivan Dessau