Belle and Sebastian en el Luna


Cosas que no me iban a pasar. Personalmente cuando escuché If You´re Feeling Sinister en el ´98 me sentí tan identificado con ese sarcasmo inconformista de Stuart Murdoch que supuse que, como yo con mil cosas, la banda no iba a durar un disco más. Y después de todo ahí estábamos los dos. Luna Park. Distintos o no tan irreconocibles.

Cuando un concierto empieza como esperás que empiece y termina como querías que termine te sentís tan bien que te pone incómodo. ¿Algo te une a esa banda o a esa banda algo la une a vos? Un poco eso esa es la ilusión que vendió Belle and Sebastian en el Luna Park. Salieron con I did´nt see it coming, que abre su último disco, Write About Love, y tema que ya posteamos aquí, y terminó con un triplete de If You´re Feeling Sinister. Opuestos que se tocan. Las personas no son lo que parecen, son lo que son, y si ayer te conmoviste con algo, cien años después de todo lo que te pasó podés conmoverte con lo mismo. Pero que Belle and Sebastian es una banda tímida es una mentira que no todos conocemos. La ironía siempre se la banca, sino no es otra cosa. La banda se va dejando llevar, igual que la gente, necesitamos que Stuart Murdoch se suelte y el necesita que nosotros nos soltemos. Y así se manda corriendo hasta la última fila de la platea. Le dieron para que tenga. Pero le gustó. Entonces pensé, tiene que ser así, el cariño viene a los golpes y una primera vez después de quince años se paga con moretones. Vi muchos signos esa noche, todos luminosos, el set list, los músicos cambiando dos, tres o cuatro veces de instrumento, y el más simpático, un dato de color, después del final con Me and the Major veo que a mi izquierda, a 10 sillas se levanta el archivo vivo de la música que amamos nacional y universal, los periodistas Claudio Kleinman y Alfredo Rosso. Verlos como dos amigos que van a ver a la banda que les gusta me cerró el sentimiento, el mismo que les cerró a todos los que estuvieron ahí.

Comentarios