La humillación, por Ivan Dessau