El dedo de Dios, por Ivan Dessau