Una góndola llamada Quilmes Rock, por Ivan Dessau