Amo Descubrir Leaks: U2 Studio Recordings 1991


No hace mucho, hubo un tiempo en el que el "Google proveerá" no formaba parte del estándar de confort. En aquel tiempo existía una palabra hermosa, la palabra "Rareza". O "Rariti". Era una palabra escondida en cuevas en los subsuelos de las galerías y había que ser un verdadero fetichista del rock para saber dónde pronunciarla. Horas de revolver discos pero los que sabían todo de alguna banda necesitaban algo extraño, algo raro, algo humano. Obvio que tenía sus riesgos, saber cómo se llegó a una obra maestra revela el truco y puede anular la magia. Pero también puede mostrarte que esas bandas que parecen hacer todo bien siempre en algún momento son cuatro tipos balbuceando frases y riffs pedorros esperando el milagro como cualquier bandita de barrio. Hoy: Achtung Baby.

U2 todavía no había hecho la gira más alucinante de la historia, el Zoo Tv que los llevaría a perder el rumbo en una nube de consignas insostenibles. Hablar de todo es como no decir nada. Pero antes de esto los irlandeses eran pura esperanza. Ningún generación 70's vivió las épocas doradas de los Rolling Stones, Beatles, Zeppelin. Las grandes bandas nos llegaron ya grandes, enormes y en U2 teníamos algo propio. La vimos crecer, era nuestra propia banda grande. Estuvo The Cure también pero era distinto. Entonces 1991, para los que el grunge era una cosa demasiado yanqui, ni Ten, ni Nevermind, Achtung Baby. Fue, y es, de esos discos que te sabías de memoria y a la vez siempre le descubrías un sonido nuevo. Pero también de los que siempre querías algo más, un simple, un inédito, una rareza. Cosas que aparecían en las cuevas. El mercado todavía se manejaba con efectivo y no con cliks y algún ingeniero de sonido inescrupuloso o la misma banda filtraban sus rarities para agrandar el mito. Hoy U2 es lo que es y al final la balanza de lo auténtico parece inclinarse por esas bandas "demasiado yanquis" que se mantuvieron más coherentes pegándose un escopetazo o manteniendo un perfil real y no mejor que lo real. Pero en una época estos fueron cuatro tipos que se encerraban a probar y pifiar. A laburar. Hoy que podemos ver todo no es tan fácil encontrar músicos tan en bolas, pero lo intentaremos. Empezamos con el pico y pala de U2.

Prometía ese riff?


Un clásico antes de Brian Eno


Había que probar

Comentarios