Entre los dos no hay nada (*)


Un dedito para tu culito. Nos gusta pensar que se puede aunque “se puede” haya convertido en presidente a un premio nobel de la paz que bombardea países muy, muy lejanos. Pero hablemos de guerras sin bombas. En Argentina las cifras nunca son oficiales y cuando queremos medir algo del mundo nuevo vamos a leer ppts de gigantescas empresas de reaserch de EEUU o de la UE y las usamos como si también aplicaran para nosotros porque quién no fue a Miami alguna vez.

Entonces no tenemos ni idea de cuanto puede meter el dedito en el trasero corporativo que Acorazado Potemkin, el trío de poder de Juan Pablo Fernández (Pequeña Orquesta Reincidentes) Mariano Esaín (Valle de Muñecas) y Federico Ghazarossian (Me darás mil hijos) comparta su disco en formato digital y lo comparta a su manera y que vos y yo paguemos por él lo que queramos, aunque no sea nada. Pero así están las contradicciones y hoy Acorazado Potemkin tiene un disco gracias a que no tiene Intermediarios.

Lo que nos lleva en bondi al primer número de la revista Orsai, revista que nace del desprecio (o sí, des-precio) por los intermediarios de la industria editorial. En ese número iniciático aparece un cómic llamado duramente “El Intermediario” donde un representante de la Fe (ejecutivo de Associated Gods) ofrece una amplia variedad de religiones a un descreído sin inversión aparente. No importa cuál ni qué, lo importante es que termines creyendo en lo que tiene para ofrecerte. Y ahí estás ajeno pero identificado porque en definitiva vos sos el protagonista de ese mundo que siempre se decide en otro lado.



EL INTERMEDIARIO

“Mugre es eso que suena entre nota y nota. Este primer disco de Acorazado Potemkin se descarga libremente gracias al trabajo de mucha gente, a nuestro entusiasmo por compartirlo y al derecho de ustedes a disfrutar la música sin intermediarios. Queda para quien lo desee la posibilidad de colaborar: que no es otra cosa que apoyar este proyecto.”

MUGRE SE BAJA ACÁ

La luz de estas canciones no es negra, es “cálida” como se piden ahora las bombitas en la ferretería. Un halo que llega en forma de trueno desde la batería y en el medio hay un choque de sensibilidades complementarias, una Manza otra Fernández y quizás de ahí sale finalmente la voz femenina, La mitad, Flopa.



PD: Para evacuar dudas y angustias sobre ¿bajar o no bajar? UN BOTÓN

(*) Titular gentileza Imperio Maltés

Comentarios