Leyendo a Keith (parte 1)


Como les conté en el post de Les Mentettes estoy leyendo "Life" del gran Keith Richards. Es un libro gordo en todo sentido. Tóxico y vital. Donde las anécdotas brotan unas tras otras y siempre terminan en la misma conclusión: cómo hace este tipo para acordarse de todo con las 25 vidas como las nuestras que lleva encima? La idea de este post y algunos más es compartir con ustedes algunos párrafos con anécdotas sobre como se crearon las mejores canciones de los Stones. Se me ocurrió viajando en el colectivo (lugar donde leo la mayoría de mis libros) porque la necesidad de compartir lo que estoy leyendo es irrefrenable. Así que imagínense que estoy al lado de ustedes y les pego con el codo diciendo: "escuchá, escucha cómo se les ocurrió ésta". Empezamos con el primer éxito que compusieron "Last Time", y seguirá con algunas más. A disfrutar con el tío tóxico Keith.

"Para entonces, los dos sabíamos que en realidad nuestro trabajo era escribir las canciones de los Stones, pero tardamos ocho o nueve meses en componer "The Last Time", que fue la primera que nos pareció presentable sin que los otros nos mandaran a la mierda. Si hubiéramos venido con "As Tears Go By" nos habrían soltado algo como "Lárguense inmediatamente y no vuelvan en la puta vida". Mick y yo buscábamos dar con la tecla, pero no se nos ocurrían más que baladas, nada que ver con la música que tocábamos. Pero luego escribimos "The Last Time" y nos miramos y dijimos "Probemos ésta con los chicos". Esa canción tiene el primer riff de guitarra reconocible como típico de los Stones; el estribillo pertenece a la versión de los Staples Singers de "This May Be The Last Time". Nos agarramos a eso: ahora teníamos que encontrar la letra. La canción resultó tener un toque característico de los Stones, era algo que tal vez no habríamos sido capaces de escribir antes, porque era una canción sobre estar todo el día en la carretera y y plantar a una tía. Desde luego estaba muy lejos de ser la típica serenata al inalcanzable objeto de tu deseo. Ahí fue cuando realmente encajó todo, con esa canción, por fin Mick y yo encontramos la confianza suficiente para enseñarles algo a Brian y Charlie, y a Ian Stewart sobre todo, que en aquel tiempo era el verdadero árbitro del partido. En cambio con las canciones anteriores nos habrían echado de la habitación. Esta, en cambio nos definió hasta cierto punto, y fue derecha al número uno de las listas en el Reino Unido".



Foto: Terry O'Neill

Comentarios