Leyendo a Keith (parte 2)


Eso que todo esperamos encontrar a raudales en este libro, está. Y de todas las formas que se imaginen. El santo grial "sex, drugs & rock n roll" es respetado a muerte por Keith, pero el trofeo se lo lleva "drugs". Casi todas las épocas del guitarrista de los Stones están representados por algún tipo de drogas pero hay dos que se repiten en páginas y páginas del libro: el caballo (heroína) y la cocaína pura del laboratorio Merck. Más allá de disfrutarlas (el tipo reconoce lo ricas que son), los "ciegos" que se pegaban lo dejaron más de una vez al borde del precipicio. Logró zafar de las drogas duras no sin mucho esfuerzo, y de ese trabajo arduo trata este párrafo. Some Girls es probablemente uno de los discos más bailables pero, mientras lo hacían, Keith seguía tratando de sacarse de encima a la más linda (y más hija de puta) de la fiesta.

"En 1977 hice un intento de lo más serio por desengancharme de las drogas, pero durante un tiempo la cosa no acabo de cuajar. Mientras trabajábamos en Some Girls me encerraba en el baño a meterme un chute de vez en cuando, aunque lo hacía con cierto método. Siempre pensaba primero para qué exactamente, y con qué objetivo, y me quedaba allí para meditar sobre tal canción que estaba quedando muy bien pero que todavía teníamos a medias, sobre hasta dónde podíamos llegar con ella y qué era lo que no funcionaba, y por qué llevábamos veinticinco tomas y seguíamos pinchando siempre al llegar al mismo punto. Cuando salía era con algo como "Tíos, ya lo tengo, le metemos más velocidad y nos cargamos los teclados en la parte central". A veces llevaba la razón y a veces no, pero eh!, no habían sido más de cuarenta y cinco minutos. Mejor que cuarenta y cinco minutos de todo el mundo dando su opinión a la vez ("ya, pero por qué no hacemos esto otro?"), que en mi opinión es lo peor. Muy de vez en cuando daba un par de cabezadas en mitad de una canción. Seguía de pie, pero había desconectado de los problemas del momento, aunque me reincorporaba a los pocos segundos. Claro que aquellos nos retrasaba porque, si estábamos grabando, es toma ya no valía.

Hay un epílogo a aquellas sesiones para Some Girls que debería dejar que contara Chirs Kimsey, uno de nuestros ingenieros".

Chris: "Miss You y Start Me Up se grabaron de hecho el mismo día. Cuando digo el mismo día me refiero a que Miss You costó unos diez días hasta que conseguimos el master final, y cuando ya estaba acabado fueron y grabaron Start Me Up. Esta empezó como una canción reggae que habían grabado en Rotterdam hacía tres años. Cuando empezaron a tocarla esta vez no sonó reggae, si no como la gran Start Me Up que conocemos hoy. Era una canción de Keith, y simplemente la cambió. Quizás después del rollo disco de Miss You la abordó con un enfoque distinto. Es la única ocasión en que he grabado dos másteres en la misma sesión. No nos llevó demasiado tiempo hacer éste. Y cuando acabamos la toma y todo el mundo penso "esto ha sonado bien", Keith entró a escucharla y dijo: "No está mal, suena como algo que hubiera oído en la radio, debería ser una canción reggae, borrala". Seguía dándole vueltas, pero todavía no le gustaba. Recuerdo haberlo oído decir en algún momento que prefería borrar todos los másteres una vez acabados y terminadas las canciones para que nadie pueda cogerlos después. Pero evidentemente no lo borré, y tres años después se convertiría en la gran canción de Tattoo You".

"Grabemos ésta..."




"Y probamos con ésta?"



Comentarios

  1. me gustó mucho el escrito!:)

    http://bit.ly/pONLqy

    ResponderEliminar

Publicar un comentario