48 Roses - Mariachi el Bronx



Por Francisco Cantú.

Por todo el sur de California se comenta una y otra vez el disco del Mariachi El Bronx, que anteriormente era una banda netamente punk hasta que optaron por sonar como mariachi. La primera vez que escuché el disco me sonó a Devotchka con un poco de más sabor, pero hasta ahí. Pero la ola de comentarios sobre el disco me empujaron a darle una segunda oportunidad, una tercera....

Después de pensarlo bien, este disco me provoca un sentimiento de amor-odio que raramente encuentro en los discos. Por un lado, este tipo de música representa un resultado lógico de la fusión de culturas. Estaba banda no toca música mexicana porque quiere conquistar al mercado mexicano, sino porque ha escuchado esta música toda su vida y quiere expresar lo que siente con mariachi. Parecería con la respuesta bastante legítima a movimientos como Nortec o Chancha Vía Circuito desde el otro lado de la frontera. Por el otro lado, creo que están jugando en el terreno peligroso del Tijuana Sound y el cliché sobre la música mexicana en el que se ha caído una y otra vez. Por ejemplo, "Revolution Girl" es una canción que habla de una aventura amorosa con una chica en la Avenida Revolución en Tijuana, que era conocida por ser la calle que representaba lo que los americanos querían ver de México. Hoy en día, cualquier persona que ha estado en Tijuana puede atestiguar que "la Revo" se ha convertido en un cementerio de bares y discotecas que ha dado paso a la apertura de una escena más orgánica y auténtica en otras calles de la ciudad. Pero mientras Tijuana sigue disfrutando de su nueva identidad, Mariachi el Bronx nos presenta esta empalagosa canción.

No puedo evitar tener sentimientos bipolares sobre esta banda, pero creo que este conflicto con el disco es lo que me ha atrapado a escucharlos una y otra vez. Pueden ser los hijos perdidos de Herb Alpert o lo que salió cuando The Clash le puso trompetas a su sonido ¿Ustedes qué opinan?

Comentarios