Los Quietos, por Ivan Dessau