Esquinas terminales, por Ivan Dessau