El amor de Luis


Que estemos subiendo este post terminando el día de los enamorados es una casualidad, aunque encaja perfecto en la verba empalagosa que reina por estas fechas. Porque este post es un acto de amor.

Queríamos hacerle un homenaje al gran Luis Alberto Spinetta y pensando en qué enfoque darle se nos ocurrió buscar el lado melómano del flaco y emparentarlo con el espíritu descubridor de los que hacemos este blog. Ayudó haber encontrado este gran artículo que el domingo salió publicado en el suplemento Domingo del Diario Perfil. Allí se publicó un fragmento de Martropía, conversaciones con Spinetta, que escribió Juan Carlos Diez. Este pequeño diálogo que extraemos habla del amor del Flaco por los Beatles y cómo influyó en su obra y en la relación musical que estableció con sus hijos. Una pregunta que nos lleva a una respuesta ensoñadora que en combinación con la canción que nos recomienda, nos transporta al mágico lugar donde debe él estar. Y mal no la debe estar pasando.

¿Qué pensás de un tema como Revolution 9?

- Revolution 9 es el producto de una osadía. Es una experiencia sonora, en donde texto y palabras se funden con todo lo que tienen alrededor. El tema perfectamente cabe así como está puesto. Number Nine es un mínimo motivo de nada que balancea el todo. Y a la vez hay cientas al revés, hay texto. Me refiero a que no es nada, en el sentido de que son múltiples capas de sonidos, pero no hay un tema en sí. Y el number nine, number nine es una reiteración, un llamado. Al lado de ese todo que escriben en las canciones que están alrededor de ese tema, ese balance está perfecto. Porque contrapesa toda la gestualidad y toda la intención de una bocha de melodías y de letras que están inscriptas en piedras, pareciéndose más a una nube sonora. Esa marea que aparece con Number Nine es perfecta. Es un enorme juego de placer sonoro y, a la vez, de aventura. Da miedo por momentos. Depende cómo lo escuches y del estado de ánimo en que estés. Pero es un sueño básico, misterioso. Por otro lado me parece un sueño occidental.

- ¿Por qué?

- Porque hay cosas que parecen de una radio de preguerra. Fantasmas de la Segunda Guerra Mundial, o anteriores. Hay algo de eso, de somnolencia británica, esos violines para atrás que van y vienen. Es medio un sueño occidental de neblina, de la BBC.

Cuanto amor.

Comentarios