La fuerza suave del solista