Nada de música ligera


Carla Morrison fue una de las primeras artistas que posteamos por fuera de lo mainstream y de las bandas argentinas. Casi desconocida en nuestro país en ese momento, la cosa no cambió demasiado, pero en su país, México, el nombre de Carla sí tomó una gran estatura y se convirtió en una de las songwriters más personales de la escena azteca. De raíz acústica con toques electrónicos, su música se sostiene a través de su mejor instrumento: una voz partida entre la felicidad y el desamor, pero que nunca deja de sentir.

El pasado mes de abril lanzó un nuevo disco llamado Dejenme llorar, y desde allí nos subimos al viaje que propone Hasta la piel: una road movie romántica y peligrosa en el corazón del México profundo. Una pequeña gran canción que es imprescindible ver con el video. Casi una secuela de uno de esos videos polvorientos de Babásonicos, pero en plan más dramático. Aunque con el giro que dio la banda de Adrián Dárgelos no es difícil imaginarlo a los tiros por las calles de Santa Cruz Iztacalco reclamando transformarse en el crooner oficial de ese pueblo.

 
 Desde aquí podés comprar su música.

 Foto: Alejandro Torres (La Vanguardia)

Comentarios