De nada sirve escaparse de uno mismo