Confort y música para volar


"Ya se los advertí, aquí tienen música para volar", aquella frase tatuada en nuestros oídos funciona de crossover entre el halo sonoro del Unplugged de Soda Stereo y el nuevo EP de los Crooners Decadentes, Istmos. Tiempo, lengua y cultura atravesando un puente de relatividad absoluta mientras dejamos una ciudad de la furia nocturna y pasamos a un Brasil grave donde las frecuencias bajas de la voz de Raoni Santos vibran con el brillo de fondo de una guitarra que, a mis oídos, suena igual que la de Cerati en aquel disco.

Aunque quizás sean dos sonidos que jamás se hayan cruzado y que esta relectura Crooner del trip-hop a lo Portishead funcione sostenida en el portugués, ese universo linguístico donde todo es más confortable y en una tradición donde la saudade manda más que la alegría. Ahora sí estamos para descender, todo está quieto, por eso se mueve en este Diálogo Privado.

 

Comentarios