FIFA, el fichín cancionero