Un perdedor hermoso gana siempre