Tía Marta, por Ivan Dessau