El duque blanco


Y un día Richard Coleman se volvió diáfano y luminoso. Si a todos nos llega el momento de sentar cabeza y volvernos serios, para el principe dark llegó el momento de relajarla. Todo su disco Incandescente suena directo y vital pero no abandona la lírica de amor conflictuado y turbio en  
Como la música lenta: "Esta noche serviremos el cuerpo de tu amante en bandejas de cristal".
Porque aún los días más luminosos necesitan unas buenas gafas oscuras.

Comentarios

  1. El disco tiene una integridad, que casi diría que es un pecado musical escuchar tracks aislados...
    http://www.thetimeisdead.com/2013/08/31/richard-coleman-incandescente-2013/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario