Ay, Drexler (o un posible diálogo entre Jorge y su profesora de Física)