Ay, Drexler (o un posible diálogo entre Jorge y su profesora de Física)


Por Nicolás Camiña

 – A ver… mmm… Drexler, pase al frente.

 – ¡Pero profesora!, no sabía que hoy iba a tomar lección.

 – Ay, Drexler, un buen estudiante tiene que estar siempre preparado. A ver, cuéntenos qué se acuerda de las clases anteriores.

 – Bueno, algo del concepto de entropía. Tiene que ver con el equilibrio térmico entre dos sistemas, pero no me pida más que eso.

– ¡Algo más tiene que acordarse, Drexler! Estuvimos dos horas de clase hablando sobre esos temas.

 – Pasa que más me acuerdo de los temas del trimestre anterior, profesora. Por ejemplo, cuando explicó caída libre.

 – ¿A ver?

 – Todo cae. – … – …

 – Ay, Drexler. Mire cómo se ríe el curso de usted… siempre garabateando poemas en los márgenes de las hojas. Así no va a ir a ningún lado.

 – Sí, hacia abajo. Todo cuerpo por más ingenioso viaja al encuentro de su reposo. Todo cae.

 – Y eso, ¿de dónde lo sacó? – De un poema al margen. Y algún día será canción.

 – La Física no hace canciones, Drexler.

 – La canción viaja a través de un medio físico, profesora. No entiendo por qué la Física, así con mayúscula, no pueda hacer canciones.

 – Porque la Física, es una Ciencia. – Completamente de acuerdo con usted, profesora. Y hay quienes se quedan tranquilos en las certezas que le da la Ciencia, así con mayúscula… Pero yo prefiero hacer canciones, que no es una ciencia exacta.

 – Ay, Drexler. Vaya a su asiento… Usted va a ser un eterno autodidacta.

 

Comentarios