Esta semana encontré dos buenos textos procastinando en modo música. Por un lado el libro de Joselo que ya les comenté en el posteo anterior, y por otro un lindo artículo que el amigo y ex colaborador de esta casa, Ariel Pukacz, escribió en su blog de infobae. El tema en común: los covers. Varias veces hemos hablando de ellos en Amo y son parte importante de nuestra recomendación melómana. Pero hay dos maneras de verlos. En modo banda horrible de covers que no se le cae una puta buena melodía y en modo bandas que lo hacen por amor o retribución.

Nunca voy a una librería a encontrar un libro sobre música. Más que un ítem subvalorado dentro del negocio editorial, siento que es una redundancia. Vivo con mucha música dando vueltas como para seguir conectado en ese sagrado momento de la desconexión que es la lectura. Pero termino comprando muchos libros sobre música. Vida de Keith Richards, varios de Nick Horbny, Patti Smith, Mark Everett y a la lista ahora se suma este de Joselo Rangel de Café Tacuba. Crocknicas de un Tacvbo sigue confirmando que para un melómano la música está en todo lo que hace.

Hay música que suena como si hubiese sido grabada en movimiento. En el caso de Otra vida del chileno Fernando Milagros me imagino que le pusieron encima un estudio portátil y lo largaron a recorrer el parque cantando mientras el ritmo de su guitarra sumaba gente tras él contagiada por el ritmo. Hay muchas canciones en ese mood, me viene a la cabeza la clásica Sisters de Divididos. Escucha agradable que contagia movimiento y del entusiasmo hasta quizás le metés tanta velocidad que terminás transpirando pop del bueno.

Más optimismo en Soundcloud

Uno de los recuerdos más lindos que tengo de mi época como músico es el ensayo. Sea sala o cuarto acondicionado en una casa, ese espacio creativo y humeante se transforma en un no lugar perfecto.
Es como si el aislamiento que protege el volumen nos tragara por horas para enviarnos al verdadero centro de la tierra y luego de tres horas devolvernos sudorosos pero felices. En el ensayo las canciones están en un estado primigenio, manda el juego lúdico y los juegos de poder entre los músicos se disparan elevando aun más la temperatura. Por eso es típico abrir las compuertas luego de tanta acción y curzar miradas cómplices con la banda que está esperando su turno. Olores, acoples, ecos de discusiones y cansancios se preparan para mezclarse y no hay queja alguna. Siempre se deja todo. Esto viene a cuento de las buenas canciones que Sue Mont Mont, el nuevo proyecto de Rosario Bléfari, subió a su soundcloud. Son tres y tienen la etiqueta de #Ensayo. No importa en qué tipo de sala se hayan grabado pero transmiten ese poder que tienen las melodías en su lugar inicial y turbulento. Cuando son realmente vivas.


Hace un tiempo hablamos de Grushenka y su descarga de vitalidad. Esta banda de Barcelona lanzó su nuevo single Enredo Interesante y nos invita a correr como locos hasta tropezarnos por los adoquines de la ciudad condal. El redoblante maquinoso marca el ritmo y sólo tenemos que hacer lo mejor no sale en la vida: meternos en problemas. Porque de eso se trata la vida. Y de tener una guitarra filosa para poder contarlos.
 
Más de ese hermoso sello llamado "El Genio Equivocado"

Detrás de Francisca & Los Exploradores se esconde Franco Saglietti y sus ganas de contar historias mínimas. Con la gran ayuda de algunos amigos el muchacho grabó uno de los discos indies más tarareables de 2014. Barbuda se disfruta por bohemio y es ideal para usarlo de clave en un Wifi que se cae todo el tiempo. Así nos dejamos de romper las bolas con el timeline y por fin nos dedicamos a escuchar un buen disco enterito.

Pd: Todo el álbum es muy recomendable, pero El Día de la lenteja es la compañía perfecta para bailar solo y bien acompañado.
  Más de Barbuda

Por Nicolás Camiña

 – A ver… mmm… Drexler, pase al frente.

 – ¡Pero profesora!, no sabía que hoy iba a tomar lección.

 – Ay, Drexler, un buen estudiante tiene que estar siempre preparado. A ver, cuéntenos qué se acuerda de las clases anteriores.

 – Bueno, algo del concepto de entropía. Tiene que ver con el equilibrio térmico entre dos sistemas, pero no me pida más que eso.

La semana pasada cumplimos 5 años recomendando nuevas melodías. Los años pasan, los tiempos para disfrutar canciones se van haciendo más escasos, pero acá estamos. Menos activos.
Más exquisitos. Desde hace tiempo nos venimos preguntando por qué hacemos esto, cual es la motivación que nos mueve. Y justo buscando material de la banda uruguaya La Hermana Menor, encontramos esta nota a su líder Tussi Dematteis. El define perfectamente el arte de la tozudez a esta altura de la vida: "Es como todo, después de determinada edad, cualquier actividad a la que le dediques mucho tiempo se lo estás restando a tu vida ‘oficial', a tu familia, al trabajo con el que pagás las cuentas. Entonces tener una banda parece un poco el sueño loco de una muchachada ilusionada". Y remata: "No es una cuestión de validarme ante la gente. Me parece que tengo cosas para decir, para explorar". En eso estamos, respondiendo a la llamada, esa que en las calles uruguayas te invita a moverte cuando asoma un buen ritmo.

 

Goleta! te veo irte lentamente escupiendo humo por el culo con esa tos de carcelario

El carnavalito que tenés adentro. Eso te quiere sacar Arranco desde acá. Lírica emponderadora que se mezcla con un charango que motiva durante los 6 minutos que dura la canción. Los Ismael Ayende son de Bogotá, Colombia, y fusionan actitud cancionera con cumbia y ritmos andinos. Se me vino un mash up: la primera vez que escuché Cuando pase el temblor y el final cuelgue electrónico del Bajan spinetteano de Cerati. Una excusa para perfecta para poner esta canción en el oído de Gustavo y desatar el milagro.
 
Escuchá su disco "La Máquina Dispensadora"

Foto: Pedro Barreto